S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones

Fuerzas Armadas de la República

Enlaces

Aviones de la Fuerza Aérea de la República Española

CAZAS

Hispano-Nieuport 52

Tras ganar un concurso (1927) para la provisión de un caza para la Aeronáutica Militar Española, el Nieuport-52 comenzó a construirse bajo licencia en la factoría Hispano Suiza de Guadalajara. Las primeras unidades iniciaron sus vuelos en 1930. Se trataba de un avión completamente metálico (aluminio) menos en el plano. En 1936 había 35 en servicio y era el caza de protección de la Aviación Republicana. Tras el 18 de julio quedaron en manos leales 26 y 9 con los rebeldes. Los gubernamentales lucharon en el frente de Aragón, en la sierra de Madrid y en Valle del Tajo. Se siguió fabricando hasta el mes de octubre a un ritmo de uno al día. Posteriormente pasaron a labores de retaguardia y escuela. Llevaban la designación CN (Caza Nieuport). Armamento: Dos ametralladoras Vickers 7,7 mm.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Hawker Hispano Fury

Fue el avión que ganó el concurso de 1935 para sustituir a los Nieuport-52. Igual que su antecesor, la Hispano Suiza de Guadalajara iniciaría la producción, para ello, el fabricante envió tres modelos que fueron dotados de motores Hispano Suiza 12X BRS y de un tren de aterrizaje de patas independientes. Los tres modelos "refabricados" quedaron en manos del gobierno y pelearon duramente demostrando ser aviones excelentes, bajo los mandos de Uturbi, Jover, y Lacalle, que consiguieron varias victorias. Motor: Hispano Suiza 12X BRS de 600 cv con hélice bipala de madera. Velocidad máxima: 333 km/h. Autonomía: 590 kms. Techo: 9.000 m Envergadura: 9,14 m. Longitud: 8,15 m. Altura: 3,09 m. Peso al despegar: 1580 kgs. Armamento: Dos ametralladoras Vickers 7,7 mm. en el capó sincronizadas al paso de hélice.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Boeing P-26A

Este avión, que se encontraba en España por haber participado en el concurso de 1935 (frente al Hawker Fury), fue requisado por el gobierno, indemnizando a los propietarios. Fue armado con dos ametralladoras Vickers 7,7 mm. combatiendo en los primeros meses de la guerra, y finalmente abatido en septiembre en el frente de Madrid. El P26A (V.281) era totalmente metálico con un motor Pratt & Wasp de 9 cilindros en estrella, refrigerado por aire, con 500 cv de potencia y con una hélice bipala metálica de paso variable. Envergadura: 8,25 m. Longitud: 7,18 m. Altura: 3,17 m. Peso en despegue: 1365 kgs. Velocidad máxima: 377 kms/h. Techo: 8300 m. Autonomía: 1022 kms.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Letov S-231

Avión checoeslovaco que la República adquirió por la urgente necesidad de contar con aparatos de caza. 10 fueron adquiridos por el propio gobierno vasco directamente a Checoslovaquia, que llegaron a Bilbao, desmontados, sin armamento y sin instrucciones de montaje. Por este motivo, fueron montados defectuosamente y sufrieron frecuentes accidentes teniendo un discreto papel en el frente Norte. Otros diez se compraron a Estonia, y fueron encuadrados en unidades de segunda línea, para Defensa de Costas, donde tampoco destacaron. Llevaba dos ametralladoras Vickers de 7,7 mm. y también podía transportar pequeñas bombas.

Nos escribe Victor Luis Álvarez, estudioso de la guerra aérea en el Norte para decirnos: De los Letov S-231, vinieron 7 en la primera remesa que se montó en Las Mestas-Gijón y no en La Albericia-Santander o en Carreño (cerca de Gijón) como se dice en algunos sitios. Sobre estos corrió un bulo sobre un posible sabotaje, ya que cuatro cayeron al despegar, de los que se recuperaron dos. Como en 1937 vinieron 10 aviones más procedentes de Letonia para la Zona Centro estamos hablando de 17 aparatos. Si se confirmase que un envío de 8 aviones fue destruido en el puerto de Bilbao por un bombardeo es posible que el total estuviese en 25 aparatos. Mi única duda es si hubo uno o dos envíos a Bilbao, ya que los montados en Gijón fueron desviados desde Bilbao a causa de los bombardeos y tengo miedo de contarlos dos veces por lo que podéis dar la cifra de 17 como "seguros"

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Dewoitine D-37-1/2

De origen francés. De este caza de buena actuación parece que se recibieron 26 unidades en varios lotes y todos desarmados. 12 Dewoitine- 372 se recibieron según Howson entre el 7 y el 9 de agosto de 1936. Uno más que se había averiado en noviembre. De los D-371, se sabe que llegaron 12 (10 de ellos en octubre del 37, los otros dos no está claro, puede haber sido a finales del 36). Con la llegada del material ruso, fueron retirados de primera línea pese a que se habían apuntado más de veinte derribos. Al final de la guerra todavía quedaban algunos, pero fueron destruidos en el ataque alemán al aeródromo de Vilajuiga, próximo a la frontera francesa. Llevaban cuatro ametralladoras, 2 Vickers de 7,7 mm. en el fuselaje y otras dos en los planos.

Gráfico: Fresno.

Loire 46C-1

Era un aparato veloz y muy acrobático pero sufría problemas motrices y en la estructura del tren de aterrizaje. Estaba retirado de l´Arme de l´Air. En septiembre llegaron 6 a la República completamente desarmados. Se les atribuyó el código CN y tuvieron corta vida entre pérdidas y accidentes. Armamento: Cuatro ametralladoras de 7 mm.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Dewoitine D-510

Estos dos aparatos provenían de una venta fallida de armas del gobierno francés que se lo endilgó a la necesitada República española. Para colmo, la hipócrita derecha francesa, montó un escándalo que llegó hasta la Asamblea Nacional, habiendo que devolver las armas y motores de estos aparatos que quedaron aparcados en un hangar de Madrid hasta que los mecánicos españoles les dotaron de motores rusos. Ya en servicio, combatieron con los Dewoitine D-37, consiguiendo uno de ellos un derribo casual de un He-59. Armamento: Dos ametralladoras Vickers 7,7 mm.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Bristol Bulldog

Procedentes de Estonia, siete de estos aparatos llegaron al puerto asturiano de El Musel el 5 de julio de 1937. Hay otra versión que dice que llegaron a Santander pues Bilbao ya había caído. Participaron así en la campaña de Vizcaya y en las de Santander y Asturias. Se trataba de aparatos totalmente atrasados ya en esa época y además se carecía de repuestos para los mismos. Estas circunstancias explican que, pese a que uno fue capturado por las fuerzas de Franco, nunca llegó a ser utilizado en combate y se le relegó a la exposición del Gran Kursaal en San Sebastián. País de origen: Gran Bretaña. Motor: Bristol Jupiter» de 530 HP. Envergadura: 10,34 m. Longitud: 7,67 m. Velocidad máxima/mínima: 287-88 km/h.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Polikarpov I-15 "Chato"

Fue el caza más numeroso en las filas de las FARE. Era el caza básico todo uso de acompañamiento de misiones de las FARE y se comportó extraordinariamente bien dentro de sus posibilidades, pues era inferior en velocidad y armamento al Fiat CR-32, que fue su principal adversario, no obstante, era muy acrobático y versátil, y sólo el citado CR-32, y los Me-109, He-112 y Fiat G-50 podían superarle. Se usó también como caza de ataque al suelo y con buenos resultados. Actuaron en todos lo frentes y fueron decisivos en las primeras horas de la batalla de Madrid y en el Jarama y Guadalajara. Nunca hubo más de 70 listos para misiones en ningún momento. Se recibieron de 131 a 137 (CC) (1) y se fabricaron de 231 a 237 (CA) (2) con componentes recibidos de Rusia, de los que un poco más de la mitad fueron entregados a las escuadrillas y el resto (unos cien) durmieron el sueño de los justos esperando sus motores. La evolución de las dotaciones de este aparato durante la guerra es muy curiosa, con altibajos las unidades listas para el combate se mantuvieron desde finales de 1937 a la primavera de 1938 siempre por debajo de las 40 unidades, pero a partir de esta fecha, la fabricación de estos aparatos elevó las unidades útiles hasta casi 50, en parte por la eficaz recuperación y reparación de los servicios de tierra, y por el aporte de nuevas unidades llegadas de las fábricas. En febrero de 1939 la dotación cayó en picado y las FARE dejaron prácticamente de existir, es decir, hasta febrero del 39 no se produce el colapso de la fuerza aérea republicana. Todo un mérito de la industria republicana, y mucho más si hubiera habido más recursos pues, como decimos, más de medio centenar de Chatos pendientes de motor, se almacenaban en las hangares de las fábricas del SAF al final de la guerra. Motores que era muy difícil conseguir en el mercado mundial, agotados ya los stocks recibidos de Rusia. (3)

El Chato llevaba cuatro ametralladoras ShKas de 7,62 mm. (lo que era insuficiente frente al Fiat CR-32) y podía llevar pequeñas bombas.

(1) Cifras de Howson y Abrasov, las más aceptadas por los historiadores.

(2) Cifras mayoritariamente aceptadas por todos los historiadores

(3) Lo mismo les pasó a los franquistas después de la guerra, cuando se pusieran alegremente a fabricar bajo patente, el Me-109 y el He-111 en las factorías CASA, (el buchón, y el Casa-2111), que tuvieron que esperar a conseguir motores Merlin de la Rolls Royce, en la década de los cincuenta, habiendo permanecidos, almacenados la mayoría en esa espera, excepto unos pocos buchones con motores tipo Hispano de la casa Dewoitine que resultaron nefastos y que provocaron más de un serio accidente.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Polikarpov I-15Bis "Super Chato"

Se recibieron 30 de estos aparatos a España en enero-febrero de 1939. Probablemente no intervinieron en ninguna misión de importancia, pues al poco de su llegada, 29 sobrevivientes volvieron a repasar la frontera. Por tanto, pese a lo que se ha dicho, no jugaron ningún papel en el final de la guerra. Llevaban el mismo armamento que los Chatos, pero podían llevar más carga de bombas.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Polikarpov I-16 Tipos 5 y 6 "Mosca"

La mejor arma recibida de Rusia. Intervino en la batalla de Madrid, si bien cuando ya estaba salvada la capital. Combatió en todos los frentes y sólo mostró inferioridad frente al Me-109. Destacó en la batalla de Guadalajara y sufrió severas pérdidas en el Norte, Brunete y el Ebro, fundamentalmente por inferioridad numérica y/o por la bisoñez de muchos jóvenes pilotos. No era un avión de fácil manejo y tenía tendencia a capotar en el aterrizaje y a entrar en barrena con facilidad, a cambio maniobraba que daba gusto y ascendía rapidísimamente sorprendiendo a sus oponentes, y siendo esta maniobra su principal táctica evasiva. Iba pobremente armado (dos ametralladoras ShKas de 7,62 mm.), queja general entre los pilotos que lo manejaron, pero quienes combatieron con él, señalan más sus virtudes que sus defectos. Se recibieron alrededor de 155 unidades de estos tipos, fundamentalmente entre 1936 y agosto de 1937. Alcanzaba los 455 km/h, los que le hacía superior al Fiat CR-32, pero era netamente inferior al Me-109B y C en velocidad y sobre todo en armamento al 109E (tenía dos ametralladoras 7,7 mm. y dos poderosos cañones de 20 mm.)

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

Polikarpov I-16 Tipo 10 Super Mosca

El tipo 10 era una versión mejorada del tipo 6, con dos ametralladoras más, un motor más potente (dependiendo de versiones) y la supresión de la cabina cerrada que tanto molestaba a los pilotos del tipo 6. Conservaba las características aerodinámicas del los anteriores modelos y un poco más de velocidad (464 km/h de máxima). Sustituyeron a los tipo 6 en los envíos rusos desde finales de 1937, llegando a recibirse unas 121 unidades. Coincidió su llegada a las unidades de caza de las Fuerzas Aéreas con el predominio de pilotos españoles formados en rápidos cursos en escuelas de vuelo rusas. La preocupación por alcanzar el techo de los Me-109 hizo que a la 4º escuadrilla se la dotara de instalaciones de oxígeno que por este motivo recibió el mote de "escuadrilla del chupete". Parece que la República puso en marcha el proyecto de fabricación de 100 I-16 (¿Tipo-10?) en la SAF-15 de Alicante. Lo cierto es que sólo se entregaron de uno a cuatro  prototipos a las Fuerzas Aéreas, y que dieron muy mal resultado, el resto (unas decenas) fueron capturados al terminar la guerra. Otro dato que parece confirmado es que se fabricaron seis unidades de entrenamiento UTI-4 canibalizando restos de I-16.

Gráfico: Juan Abellán M. de Defensa (IHCA)

 

El UTI-4 de entrenamiento

Cuadro resumen de aviones significativos

Avión Fabricados Adquiridos
Hawker Hispano Fury  

3

Dewoitine D371/2  

26

Loire 46C-1  

6

Polikarpov I-15 Chato

237-130

131

Polikarpov I-15Bis Super Chato  

31

Polikarpov I-16 Tipo 5 y 6 Mosca  

155

Polikarpov I-16 Tipo 10 Super Mosca  

121

Total : 603

130

473